19 de enero de 2008

De estreno


Me inicio en esto del bloggear sin entender muy bien donde me estoy metiendo y como terminaré. Como mujer de "ciencia" esto de la grafía no es lo mío. Aunque quien sabe,pensemos en Gregorio Marañón, o aún mejor A. Conan Doyle, Schiller o Chéjov. Eso de que los médicos no sabemos escribir es un tópico acuñado en la sociedad de tal manera,que hasta nosotros mismos nos lo creemos y lo fomentamos. Pero es de suponer que la especial sensibilidad que lleva a una persona a estudiar medicina, como tantas otras carreras, debe condicionar una gran capacidad de reflexión e indudablemente poder plasmarla. Desde la narrativa más descriptiva y realista hasta la ficción más lejana. Siempre es una opción a la evasión, a hablarse a uno mismo y a los demás. Comunicación.
La suerte está echada.
Publicar un comentario