21 de febrero de 2008

El cansancio físico es lo que menos preocupa. El es cansancio mental lo que resulta insoportable, lo que te lleva al error. Obligatoriamente te hace desconectarte de tu alrededor y quizás no pensar absolutamente en nada, la mente en blanco, como si congelaras el pensamiento. Afortunadamente su duración es muy breve, enseguida salta un resorte de la conciencia, escondido pero organizado, sacando energias de una caja fuerte olvidada.
Publicar un comentario en la entrada