24 de febrero de 2008

Juan

Hoy es el último día de la escayola de Juan. Una fractura de radio derecho le ha mantenido el brazo incapacitado para la escritura y otros menesteres, sobre todo académicos. Todos tranquilos porque la habilidad para manejar las distintas videoconsolas del hogar ha quedado intacta durante estas 3 semanas de cautiverio. Ha sido capaz de irse de excursión y ,¡ojo!, ducharse sin ayuda, durante tres dias, bueno sólo se duchó uno. El olor a campo permanece aún en su ropa y en el pelo.
Mañana Lunes iremos a retirarla. Supongo que la guardaremos como una reliquia, con todas las firmas de futuros personajes del mundo.
¡Larga vida a la escayola!
Publicar un comentario