7 de febrero de 2008

Santa Illa

Comer con los viejos amigos, siempre es gratificante. Trae recuerdos del pasado. Pero lo que más me gusta es poder comprobar que "Los Santa Illa" por encima de todo, son buenas personas. Se les nota. Os quiero
Publicar un comentario en la entrada