14 de marzo de 2008

Las Madres




Un hij@ es siempre un hij@. Para una madre, no importa la edad que tenga, ni la indepencia económica y sentimental que tenga. Siempre es nuestro niñ@. Nos duele, cuando les duele a ellos. Queremos evitarles ese dolor aunque sabemos que no podemos. Nos pondríamos en su lugar para evitarles cualquier mal o decepción. Pero por encima de todo la salud de nuestro niñ@ es lo más sagrado. Cualquier décima o tos nos inquieta y nos desvela. Cuando salen por la noche, no pegamos los párpados hasta que se oye la puerta cuando llegan a las 6, 7 u 8 de la mañana . ( todavía no es mi caso, pero ya llegará). Y eso se reparte para todos y cada uno de nuestros hijos, para los que tienen varios. Es un oficio para toda la vida, no acaba ni cuando los casamos ¿verdad mami?.
Así es Asun, que es toda una madre, tiene la habilidad de combinar la modernidad con la madre clásica. Esa madre que guisa cómo nadie, te plancha y te cose , que ajusta el presupuesto, gobernando su casa con diplomacia y maestría, pero que está en este mundo del siglo XXI, pues lleva trabajando desde siempre. Es una Jabata. Aguanta de pié con buen humor horas y horas. Es una excelente enfermera que cuando acaba la jornada del hospital ya está pensando en cómo gestionar su hogar. Sale de trabajar y a hacer la compra, guisar para el día siguiente, planchar y recoger su casa.
Se nota que ama su trabajo y ama su hogar.
Es un placer trabajar con ella y tengo el honor de compartirla con su familia algunos ratos en el hospital y algún que otro Sábado más o menos intenso.


Porque te quiero Asun te deseo lo mejor para tí y para tus niñ@s.
Publicar un comentario en la entrada