18 de agosto de 2008

El Crepúsculo



Hay tres cosas de las que estoy

completamente segura.

Primera, Edward es un vampiro.

Segunda, una parte de él

se muere por beber mi sangre.

Y tercera,

estoy total y perdidamente

enamorada de él.



La trilogía de Stephenie Meyer va a ser llevada al cine. Esto promete para los adolescentes. Al parecer el estreno está previsto para Noviembre en EEUU, aprovechando que se retrasa el estreno de Harry Potter 6.
Mi hija, preadolescente, se ha devorado literalmente los tres libros. Es más, ha exigido la compra del tercer tomo con desesperación. Los ha leído sin parar. Por fín ha conseguido engancharse a la lectura. Ha descubierto el placer de la lectura y ahora busca a toda costa engancharse a cualquier libro. Es una suerte para mí y para ella que haya ocurrido. Lo celebro.
En Octubre sale el próximo tomo de la saga, al menos en España. En inglés ya está disponible desde agosto.
El interés de María por la saga le ha llevado a querer convencerme para que la lea. El amor de madre, y las ganas de compartir con ella esta nueva (para ella) pasión, me obligan a hacerlo. Así que dentro de poco estaré inmersa en esta historia de amor vampírico adolescente.
Que le vamos a hacer, hay cosas peores y una hija es una hija.
Publicar un comentario en la entrada