18 de septiembre de 2008

Paciencia

He descubierto que tengo más amigos de lo que pensaba. Al menos gente que me aprecia por los mismos valores por los que yo me aprecio a mí misma y por los que les aprecio a ellos. Es importante coincidir.
Algunas personas por más que nos esforzamos es imposible conectar. Hay algo de raíz, visceral, que falla.
Necesito pensar que es cuestión de inteligencia emocional. Intuir, aprender, saber ponerse en el lugar del otro para entender, entenderle. Al fin y al cabo a todo el mundo le gusta sentirse útil, apreciado, respetado y comprendido. Es más cómodo pensar que el problema, si existe, está en la otra persona. El verdadero esfuerzo consiste en esto, poder ver con los ojos del otro para saber qué es lo que quiere, lo que quiere oír. Para ello hay que saber escuchar, observar y tener paciencia.
Publicar un comentario en la entrada