23 de noviembre de 2008

MUJERES PERFECTAS

No entiendo porqué además de trabajar fuera de casa, después de haberme formado en una carrera dura y prolongada, asumir responsabilidades de alto riesgo (la vida de un ser humano), traer un sueldo más que digno a casa, cuidar de mis hijos lo mejor que sé , cuidar el perro la parte que me toca, tener paciencia con las molestias de la convivencia de pareja...(seguro que me dejo algo) ¿por qué además tengo que hacer tareas domésticas?. Y no sólo hacerlas, al fin y al cabo alguien las tiene que hacer y si el reparto sale descompensado es todo culpa mía de no saber reivindicar ( lastre femenino), pero además es HACERLAS BIEN. Si un día la comida no me queda bien, o la colada sale algún que otro descolorido o me olvidé de comprar la cerveza favorita o la galleta especial, resulta que ya no estoy a gusto. ¿Por qué empeñarse en hacer todo perfecto?
Creo que soy demasiado exigente conmigo y perfeccionista.
Publicar un comentario en la entrada