20 de abril de 2009

PRINGADA

Madrugar a las 5 y media pasadas para poder llegar pronto a trabajar ha resultado agotador y probablemente innecesario. Entro a las 8, como todo el mundo sabe o deduce, pero, claro hay que aparcar...
Primero debo dejar a mi hija antes de las 8 menos cuarto en el colegio ( la ESO). Pero para poder aparcar en el parking sin empujones había que llegar ( los pringaos) hasta hace unos días entre las 7 y media-8 menos cuarto. Ya sabemos todos como está lo de aparcar en Madrid ( todo zona de S.E.R. ) , imposible para un trabajador con horario de trabajo . Por nuevas normas del Hospital ahora no se puede hacer lo que hacían los dormilones (los listos) , es decir dejar el coche "tirado" con las llaves puestas en mitad de los pasillos, llegando con el tiempo justo (tarde). Así que TODO el mundo está a la caza del aparcamiento, a ver quien madruga más o es más listo y coincide al llegar con los que salen de la noche.
Por supuesto que está el transporte público, pero para algunos ciudadanos de la capital que vivimos en las afueras supone una hora y media de camino (autobus más metro).
Total que hoy me propuse , dado que los Lunes mi hija entra más tarde y no la llevo yo al cole, madrugar para llegar muy pronto.
Pero resulta que por unas cosas (me enrollo tomando café y consultando mi correo en el iphone) o por otras ( me dejo el cargador del iphone en casa cuando tenía la batería al 10% y he tenido que volver a por él) he llegado a la misma hora de siempre...
Y hoy que tenía "peonada" ( prolongación de jornada, cirugía de tarde o como lo quieras llamar) no he podido echarme la siesta.
Creo que me voy a pasar al grupo de los listos. Una opción es el viejo truco de estoyempadronadaencasademispadres y aparcar en pleno centro, desde donde utilizo el trasnporte de Esperanza-Gallardón.
Publicar un comentario