10 de mayo de 2009

OUT OF AFRICA

Una vez más se me ha roto la caldera. Lleva puesta unos meses y zas! se enciende la luz roja de forma que no podemos usar agua caliente. Menos mal que la calefacción no nos hace falta.
Empieza de nuevo la odisea de calentar agua. Ducha,lavados de cabeza y demás a mano, método tradicional de jofaina va, jofaina viene (bueno cacerola va y viene). Cacerola por el pasillo hasta el baño y lavado por fases.
No voy a entrar en el tema SERVICIO TÉCNICO. (nos la puso un amigo y todo eso implica retraso)
Es algo incómodo pero no exento de romanticismo. Realmente sólo me faltaba Rober Redford y la leona para sentirme como Meryl Streep, cuando Robert le lava la cabeza en esa maravillosa historia de la danesa Isak Dinesen .
Publicar un comentario