11 de junio de 2009

SOPLO DE AIRE FRESCO


De vez en cuando hay que ver a los viejos amigos, compañeros de residencia y con los que has compartido un montón de cosas. Ilusiones, sueños, jornadas de trabajo, incluso te ayudaron a traer un hijo al mundo. Mi amigo Fernando Ramasco, además de amigo es un gran profesional del que no puedo más que sentirme orgullosa. Por circunstancias de la vida, ajenas a su voluntad, tuvo que dejar mi Hospital y gracias a eso pudo desarrollar todo su potencial. Es una persona muy inteligente, además de inteligencia emocional, gran capacidad de discurso, polemista nato, pero constructivo, gran analista y observador. Tiene un gran capacidad de trabajo pero sobre todo tiene algo que caracteriza al científico y que tanto echo de menos a veces: Se hace preguntas, se cuestiona incluso a sí mismo, tiene la mente abierta y le gusta innovar. Otra cosa importante, es divertido.
Hace poco ha venido a mi hospital a darnos una charla y con su saber hacer me ha dado estímulo para una temporada, estoy segura que si lo tuviera cerca todos los días me azuzaría para hacer cosas ( se pone pesadísimo con sus repeticiones pero es eficaz, je,je). Gracias Fernando por tu estímulo y vente por aquí más amenudo.
Publicar un comentario