11 de enero de 2010


Así es como quedó el mango de un cuchillo que accidentalmente se había quedado en el horno y alguien lo encendió sin saberlo.

El olor a plástico era insoportable, hubo que hacer cambio de planes en la planificación alimenticia del día.

Pero ahora ya sé cómo se quita un cuchillo derretido pegado al horno. Una vez frío es imposible quitarlo y muy caliente está derretido y recogerlo es muy complicado.
Es sencillo. Hay que calentar el horno ligeramente, a 40-50º para que se reblandezca, con un cuchillo o espátula se desprende fácilmente. Y después le das a los restos con el na-nas y listo!
Y hasta aquí el breve capítulo de "Soluciones sencillas para problemas domésticos"

Publicar un comentario