10 de julio de 2010

RHON comilón



Si, es verdad que los perros comen de TODO. Ya lo sabía , pero claro TODO tiene un límite, ¿o no?.
Había un pájaro muerto por el jardín, seco y tieso... acabó en sus fauces y posteriormente vomitado oportunamente en el primer rincón que le pareció a él.
Nos ha sorprendido esta mañana con una falta de apetito muy sospechosa, dado que últimamente la dieta que le tengo impuesta hace que realmente acuda a sus comidas con puntualidad ansiosa. Al poco rato ha vomitado , sólo líquido oscuro sin más. Pero, oh!, gran sorpresa, a las pocas horas , estaba yo limpiando el cuarto de las abejas ( así ha quedado definitivamente nominado) , ya sin rastro de sus cadáveres, me encuentro un montoncito de restos digeridos de alas y cuerpos rallados... Ahora entiendo por qué no ha querido comer. No ha podido resistir la dulzura melosa de los restos y como un carroñero doméstico ha engullido un buen montoncillo .
Pero lo que me ha resultado más gracioso es una nueva habilidad, quizás se esté realmente convirtiendo en una nueva especie. El otro día por la mañana temprano salió disparado en cuanto abrí la puerta de casa y se lanzó corriendo hacía una zona del jardín donde sólo hay 2 arbolitos pelados. Empezó a comer algo, primero observaba y luego se lanzaba a mordisquear ... ¡el muy bribón le estaba robando la comida a las hormigas!
Publicar un comentario