12 de octubre de 2010

La verdad es que no puede haber nada más decepcionante que el esfuerzo no reconocido, la indiferencia o el abierto desinterés hacia el trabajo de uno.
Comprendo que para mis compañeros la falta de apoyo a la hora de elaborar cursos, realizar trabajos, ensayos, o simplemente la asistencia a cursos, congresos, mesas o talleres , pueda llevarles al abandono de los mismos y contagiarse así de la desidia que nos rodea.
Pero no puede ser, hay que seguir trabajando y hacerse ganar el respeto, la admiración y la confianza de tus compañeros y de tus superiores.
No podemos dejar que la falta de organización de los demás nos afecte y debemos buscar las soluciones para combatirla.
Hay que seguir insistiendo en organizar eventos, charlas, sesiones o lo que sea , siempre se rescatará a alguien que te siga y que sumará uno más en la lucha contra la ignorancia y el estancamiento intelectual.
Todo se pega, todo se contagia y si siembras, recoges.
Ánimo compañeros, seguid trabajando y no desfallezcáis.
Yo ya os admiro
Publicar un comentario en la entrada