17 de octubre de 2010

Si Asimov levantara la cabeza...


En un laboratorio de Eslovenia, existe un robot que golpea una y otra vez a seres humanos que extienden sus brazos voluntariamente para recibir su castigo.
Los científicos intentan conocer los niveles de dolor que el robot es capaz de causar.
El robot del laboratorio de Eslovenia se dedica a golpear, literalmente, a una serie de voluntarios, para evaluar los umbrales de dolor entre humanos y robots. Aunque en un principio puede sonar como una medida drástica, el líder del proyecto, Borut Povše, quien tiene autorización ética de la Universidad de Ljubljana, opina que los robots deben conocer sus límites para evitar lesionar a las personas.
Lo impresionante de esta noticia es que se demuestra una vez más que LA REALIDAD SIEMPRE SUPERA LA FICCIÓN, tarde o temprano...
Esta noticia es una recomendación de mi madre y vista en ABC
Publicar un comentario