17 de octubre de 2010

Un rayo que cruza de repente en tu vida y te la parte por la mitad...
Esperemos que venga otro rayo de esperanza para alguien que lo necesita, para su familia y para los que le cuidan.
Compañera, allí donde tu pensamiento está , no estás sola.
Espero que regreses pronto.
Publicar un comentario en la entrada