29 de noviembre de 2010

LA TORTILLA NI ME LA TOQUEN


Esta frase es un chiste familiar...
Pero bromas a parte, voy a contaros cómo hago yo la tortilla de patatas, tal cual les gusta a mis hijos y esposo a pesar de que no es la forma ortodoxa o más corriente.
Lo primero, las patatas. En general una por barba, tamaño medio. Corto las patatas en lochas como si fueran chips, bastante finas, pero que no se transparenten. El salarlas antes o después de freírlas no influye para nada en el resultado, pero lo suelo hacer después ( casi siempre por olvido) y de ésta manera así pruebo alguna a ver que tal están (je,je, me encantan). Importante : las frío con el aceite muy caliente y con el fuego muy vivo, así se fríen rápido ( siempre con el tiempo justo) y sobre todo quedan crujientes , no tanto cómo las chips, no. La mayoría de las veces escurro las patatas en un escurridor , también según las prisas... Luego las echo en el huevo batido , de nuevo , un huevo por barba, bien batido y con una pellizquina de sal . (Prefiero que me quede sosa a salada). Y llega el momento de freir. Aceite caliente, fuego moderado a fuerte. En cuanto empieza a cuajarse el huevo por abajo, no espero más, nos gusta poco hecha, con el huevo chorreante al cortarla, le doy la vuelta con un plato y lo dejo menos de un minuto para que se cuaje por el otro lado. Listo, a servir. Es muy rápida de hacer y les encanta.
Cuando tengo que hacerla para comer más tarde o en trocitos para aperitivo, entonces la cuajo un poco más.
Para todo el que le interese, especialmente para mi más fiel seguidora.
Publicar un comentario