28 de noviembre de 2010

LOS GUARDIANES DEL SUEÑO



Eso somos los anestesiólogos...
Cuando nuestro paciente pierde su conciencia se queda en nuestras manos. Es el sueño del Inocente. En el más puro estado de indefensión. Desnudo, dormido. Sin capacidad de defenderse, moverse, gritar. El momento más íntimo del ser humano queda expuesto. Nos entrega su ser , su libertad. Nuestra gran responsabilidad además de su salud es salvaguardar su intimidad. Respetar su imposibilidad de defensa y ejercerla por él.
Publicar un comentario