8 de diciembre de 2010

Lo que esconde tu nombre



Etiquetada como novela de Terror, sinceramente dejémoslo en TENSIÓN leve-moderada, intriga moderada. Es más lo que más me ha llamado la atención de esta novela no es el argumento en sí mismo, que por otro lado me apasiona el tema del nazismo ( en mi afán de querer comprender lo incomprensible para entender que tiene solución, que hay algo que está enfermo y se puede curar, en mi esperanza de que todo cáncer tiene una cura, aunque aún no la hayamos encontrado) sino cómo está desarrollado a través de la primera persona de dos protagonistas que se alternan en la narración. Trasciende un aroma de ternura hacia el ser humano. La autora es capaz de ponerse en el lugar de los protagonistas y refleja con empatía y naturalidad el pensamiento y los sentimientos de ambos. Hubiera sido interesante analizar interiormente el pensamiento de uno de los personajes que corresponde a los "malos" y convertir la novela en un auténtico ensayo sobre la culpa... Es una novela trágica, aunque le falte dramatismo, negra, aunque le falte la noche y las armas, que habla de pasiones y destinos. Podría ser un buen guión cinematrográfico, es muy visual. Le falta peso narrativo para ser una gran novela, en cantidad y calidad, más carga emocional. Quizás es un poco superficial y sólo dibuja los trazos de lo que podría ser una auténtica novela de intriga. Estamos acostumbrados a los crímenes de sangre, a las investigaciones tecnológicas a las historias llenas de personajes...
A veces sólo hace falta una voz, unas palabras, una historia de sentimientos para llenarnos el corazón. Esta novela podría querer ser sólo eso, una historia que nos llega al corazón.
Publicar un comentario