24 de septiembre de 2011

AÑO contra el DOLOR AGUDO...¿Y ahora qué?





Octubre, fin de etapa de un año dedicado a la lucha contra el dolor agudo... 

Y lo triste es que el dolor es como lo del anuncio del detergente: "el dolor se va acabar"  pero seguimos "frotando" y sigue habiendo dolor agudo. En mi campo, el dolor postquirúrgico, sigue siendo una enfermedad en sí mismo, difícil de tratar a veces, infratratado muchas veces y también olvidado.

tipos de dolor

Seguimos oyendo "es normal que le duela, está recién operado, tiene que aguantar" Pero ¿Por qué? 
Las viejas glorias y algunas no tan viejas, asumen como normal todo aquello que tradicionalmente va mal. Y yo no digo que no sea normal sentir dolor después de una raja en la tripa, pero hoy en día tenemos un montón de armas para combatirlo e intentar que ese momento sea el menor tiempo posible, de menor intensidad  y que se olvide lo más rápidamente posible.
El dolor es el enemigo del anestesiólogo, es nuestro principal objetivo , lo primero que tenemos en mente en nuestro trabajo, o al menos así lo considero yo. 
Las prioridades cambian según el especialista. Yo entiendo que al cirujano le preocupe que su procedimiento sea un éxito. A mi también, y al paciente más. Pero mientras dura el dolor intenso cambian las prioridades, sobre todo para el paciente.  La labor del cirujano en este campo es muy importante, tanto en su manera de operar, el tiempo que tarde en ello y el seguimiento en el postoperatorio. La enfermería es fundamental para actuar directamente sobre el tratamiento y alertarnos cuando éste es insuficiente.
Es un trabajo de todos que no acaba nunca.
Así que a seguir trabajando.
Publicar un comentario en la entrada