5 de noviembre de 2011

Improvisación


Nunca debemos renunciar a ella. 
Aunque en mi profesión la protocolización y la sistemática, junto con el orden son fundamentales, hay momentos que surgen situaciones que requieren la actuación rápida. Pero incluso los momentos de emergencia, han sido pensados como hipótesis y se pueden entrenar, planificar y ejercitar en escenarios de simulación. 
Pero con todo ello organizado, pueden surgir momentos no planeados, o en los que los recursos resultan insuficientes o diferentes. Es el momento de improvisar, como en la vida.
Si tenemos una buena base de conocimientos, un buen entrenamiento y una serie de cualidades individuales y de grupo, podemos improvisar con éxito utilizando los recursos a nuestro alrededor.


Publicar un comentario en la entrada