3 de noviembre de 2011

Optimismo









Nadando entre el optimismo pueril y el realismo más feroz, sobrevivimos como podemos con la sonrisa en los labios. Sin perder la fe en la humanidad, vistiendo el chubasquero de la indiferencia al mal humor. Se me escapa un canturreo alegre. Hay que empezar el día con fuerza, que ya se encargarán algunos de intentar arruinarnoslo.
Publicar un comentario