23 de diciembre de 2011

Felicidades


Aunque resulte monótono, repetitivo, frases hechas, me gustaría compartir con todos los que se pasen por aquí los buenos deseos y sentimientos que vamos acumulando durante todo el año. Olvidemos los malos, no por un momento tan solo. Es el final del año, el momento de hacer un balance, de sincerarse con uno mismo, de perdonarse a uno mismo. Pero también de pensar en nuevos proyectos, ilusionar nuevos sueños. Hay que vivir el momento, aprendiendo de nuestros errores, sobreviviendo a las circustancias adversas. El ser buena o mala persona es una elección personal, pero ser feliz es esencial y para lograrlo hay que dejar atrás los insabores y el dolor.
A todos los que sufrís física o emocionalmente os deseo que encontréis el camino de la liberación y la analgesia, la compañía o la soledad elegida y alcancéis el bienestar merecido.

Publicar un comentario