15 de diciembre de 2011

Nuestra Sanidad







Lloraba. Escuchar una palabra amable. Recibir una sonrisa de bienvenida. El tacto amable al coger la mano. Todo esto hizo que se viniera a abajo, que se derrumbase. Sólo eran niervos. Una intervención sencilla y de poco riesgo. La verborrea del propofol reveló el por qué : en su país, donde la operaron hace 2 años los médicos no eran TAN amables , más bien lo contrario, muy bordes. Y además bebían... Y además tuvo que pagarles "propina" : 400€ al cirujano, 200€ anestesista, 100€ a la enfermera, supuestamente ya cobran su sueldo y es sistema publico de salud.

Nuestra sanidad es MUY buena, excelente y ENORMEMENTE generosa, ¿hacia donde va?
No sabremos lo que tenemos hasta que lo perdamos.


Publicar un comentario en la entrada