11 de marzo de 2012

En Recuerdo

No debemos olvidar nunca a esas personas que sufrieron las consecuencias directas o indirectas de los malvados de corazón y mente, inocentes circustanciales aunque buscados, héroes involuntarios, víctimas universales.
Publicar un comentario en la entrada