13 de julio de 2012

Por fin , ya toca

Con crisis o sin ella, nos vamos de vacaciones.




Por que realmente hace falta.

Trabajar duro todo el año para intentar mantener unos ingresos para poder pagar la hipoteca y tener algunos caprichillos, no me parece que sea mucho pedir. Nada de abrigo de visón o Porsche , ni viajes al Caribe , ni relojes de marca o diamantes. Mis caprichos son más modestos; Tener ADSL en casa, algo de tecnología (si , me gustan los ordenadores pero hoy en día TODO el mundo tiene ordenador/es) poder tomar un refresco o dos todos los días, algo de lectura semanal ( 1 ó 2 libros al mes tampoco es tanto) peluquería una vez al mes (no es lujo, es necesidad) salir a cenar fuera o comer fuera cada 7-10 días. Me compro ropa sólo por temporada (invierno/verano y a veces otoño/primavera) y si tengo algún evento. En verano voy a casa de mi madre y si algún año ahorro algo un miniviaje lo más lejos a Portugal. Lo demás es vivir: gasolina, papel higiénico, gas, luz ...



Creo que me merezco las vacaciones. Aunque todo el mundo debería tener vacaciones, debería estar incluído en todo contrato, incluso autónomo, o trabajadores a tiempo parcial, incluso los que no trabajan de manera forzosa. Cambiar de aires y romper el círculo vicioso de la rutina ayuda a aclarar ideas, a reforzar la autoestima, a canalizar ansiedades, frustraciones y empezar de cero.
Publicar un comentario en la entrada