12 de octubre de 2012

Lluvia de Otoño

Pasear con la dulzura de la luz del crepúsculo, disfrutando del despertar del viento, arrastrando nubes, trayendo aromas húmedos y contrastes de color, temperatura y sonidos. Los murciélagos revolotean encima de las cabezas, compitiendo con revoltosos estorninos. El silencio empuja los espacios, escuchándose apenas ladridos lejanos de algún despistado perro ,ignorante feliz de lo que está por suceder... o quizás está avisándonos desesperado por la falta de comprensión de los incapacitados humanos que ni siquieran le escuchan. 

En un segundo apenas perceptible la luz se convierte en oro, luego en sangre y finalmente llega la oscuridad. El ligero viento se transforma en remolinos. El olor a lluvia es patente. Y las primeras gotas, gordas, llenas, pesadas, se dispersan sobre los coches y dejan graciosas marcas sobre el suelo, como un ñiño dibujando manchones sobre el papel. Parece que va a durar eternamente este instante. Disfrutemoslo mientras dure.

Publicar un comentario en la entrada