28 de marzo de 2013

Sueños raros

Esta noche he tenido un sueño. Una pesadilla.
Por alguna extraña razón tenía interés en llegar pronto al hospital. Pero para poder entrar había que ingeniárselas. Las puertas cerradas. Así que plan B. Por pasadizos y segundas puertas que llevan a lugares ficticios, pasillos llenos de tuberías y cables sueltos interminables y oscuros. Escaleras estrechas con telarañas colgando. Pestillos atascados y cerrojos oxidados. Ventanucos destartalados con cristales rotos...
Y por fin empiezan a verse paredes pintadas y nuevas. Techos encalados con halógenos resplandecientes. Interruptores sin disecar y funcionantes. Puertas que se abren fácilmente. Llegamos a una Puerta - si, ahora voy acompañada - tiene un seguro. Lo intento abrir. Se abre. Abro la puerta. Despejado. Y entro en algun lugar, un espacio cerrado, una habitación.
Cuando estoy en medio de la habitación - es una habitación vacía, como sin terminar, futura consulta o sala de información- veo que al fondo hay otra puerta, preciosa puerta. ¿Es La Salida?. Detrás de esa puerta está la zona segura y yo lo sé.Sólo tengo que alcanzarla y abrir el seguro y seré libre.
Pero en el rincón, a mi derecha, diviso con el rabillo de ojo UNA SERPIENTE de cascabel.



Sin pensar mucho continúo andando, pero sigilosa, pisando de puntillas. Llego a la puerta, la anhelada y definitiva. Giro el seguro. Mientras lo hago miro hacia atrás, la serpiente hace eses, pero sin desplazarse mucho, levanta su cola y hace sonar su inconfundible cascabel. Alguien detrás de mi , que permanecía siguiendo mis pasos, dice "está sentada y tranquila" y entonces me sigue hacia la puerta, dando zancadas y aspavientos.
Y la serpiente decide que ya está bien de intromisión, ¡ese es su territorio! De repente se desplaza en grandes eses, incluso dando saltos... Abro la puerta y pienso : lo conseguimos... Mi compañero misterioso pasa por delante de mi, atraviesa la puerta salvadora y desaparece. La del cascabel sin yo entender cómo, ha llagado hasta mi y en un suspiro se sube a mi brazo. Y yo me pregunto: ¿Dónde está Frank de la Jungla? Y me despierto.
Publicar un comentario en la entrada