7 de mayo de 2013

SONRISA PROFIDEN



A veces parece nuestro único arma.
Por que tu cerebro sabe que si sonríes le llega más azúcar y por tanto es más feliz.
Si sonríe tu boca, algunas sustancias se segregan, que embotan tu cerebro de tal manera que te sientes mejor.
Si tu mirada sonríe, algo en tu cerebro se activa que alivia tus miedos, los engaña y te sientes mejor.
Cuando tu alma sonríe, tu cuerpo deja de estar tenso, tus arrugas se alivian y tus articulaciones dejan de protestar. 

Por que tus pacientes no saben que has discutido con tus superiores o compañeros por cuestiones de trabajo.  NI que todos los días hay que lidiar con la desidia, la indiferencia, la falta de iniciativa en la toma de decisiones, la coherencia y la responsabilidad, intentando evitar  que te arrastren. Por que no distinguen los verdaderamente apasionados o simplemente comprometidos con el trabajo bien hecho. Y lo que es peor, la administración, tus superiores, tampoco. Así que, les sonríes, por que así transmites bienestar y ellos se sentirán mejor, confiarán más en ti, sonreirán también  y responderán mejor en su tratamiento.

Desgraciadamente esto no nos sirve para pagar hacienda, los impuestos, para generar empleo y llegar a fin de mes. Con una sonrisa no se da de comer, ni te dan un crédito o se compra ropa. 

Con esa sonrisa lo único que consigues es sentirte gilipollas.

Publicar un comentario en la entrada