18 de marzo de 2014

Orgullo de Madre



Esa risa que me transporta en el mapa genético de mis ancestros, dibujada con una sonrisa que no me pertenece.
Qué mirada tan dulce, tan honesta, tan orgullosamente íntegra y salvaje.
Una voz templada, segura, disimuladamente dura, inequívocamente femenina.
Que orgullo sentirte, sentir cómo vuelas por el camino de tu independencia, aún con algún paracaídas a tu espalda, por si hiciera falta. El paso firme en tus decisiones. Tu autogobierno.
Que placer ocasional brindarte la mano para poder ayudarte, aunque cada vez será más frecuente el que seas tú la que me ayude.

Publicar un comentario en la entrada