8 de agosto de 2014

Ser Madre… de adolescentes






 De repente te das cuenta, te has montado en el coche con tu hija, se acaba de sacar el carné de conducir y vas sentada en el asiento de copiloto, moviendo involuntariamente los pies y mordiéndote la lengua para no gritar. Dos gotas de sudor por la espalda y rezando para que no se interponga ningún agresivo en el camino. (más...)

Publicar un comentario