23 de junio de 2014

Misterios sin resolver

Hace poco charlaba amigablemente con mi progenitor sobre temas relacionados con lo paranormal. Quizás la edad le ha hecho más descreído, pero siempre fue un hombre con gran confianza en el ser humano, comprensivo, intuitivo y curioso. Cansado seguramente de no tener respuestas a misterios sin resolver, reniega de todo lo llamado paranormal e incluso fantasioso.  El hecho de no tener respuestas no quiere decir que la explicación de determinados hechos sea algo esotérico , extraterrestre, mágico... Simplemente algunas cosas resultan aparentemente inexplicables y eso lo hace para mi, en ocasiones, fascinante, aunque nunca llegue a resolver estos enigmas.
 Yo me sigo haciendo preguntas, y sigo dejando volar mi imaginación pensando en el futuro...o en el pasado. Estoy abierta a determinadas cosas, pero me gusta tener pruebas, nada como ver para poder creer, ¿verdad?. Aunque si pudieramos ver, todo sería mucho más fácil. Por ello soy bastante aficionada a algunos programas de tv y radio, libros que tratan sobre esos temas. Especialmente leo sobre la llamada Ciencia Ficción y  literatura futurista entre otras lecturas. Ninguno de ellos me aporta soluciones, generalmente añade nuevas incógnitas, pero me entretienen bastante, permitiendo evadir mi mente fuera del presente. Al fin y al cabo es uno de sus cometidos. Muchas veces me hace reflexionar sobre mi vida y el futuro de la humanidad.

Aquí lanzo un pequeño enigma que me pasó estando de guardia. En mi teléfono (smartphone de última generación, como suelen decir) tengo una aplicación que utilizando la geolocalización vía gps, me dice la actividad que realizo al día. Hasta ahora siempre había funcionado perfectamente, diciéndome TODOS los días mi actividad: De casa al hospi, en el hospital todo lo que camino por el área quirúrgica (os sorprenderíais) luego del hospi a casa, etc. Me dice los pasos, los km, el tiempo de la actividad (correr, andar,etc) y las calorias consumidas. También me informa del transporte entre dos zonas. 
Bien, hasta ayer perfecto. Ayer, de guardia. Según el smartphone anduve transportándome toda la guardia, a una zona en concreto a unos pocos kilómetros , hasta 8 veces , incluso durante la noche, cuando estaba felizmente reposando en el sobre mientras veía la tele y a primera hora de la mañana mientras me duchaba. 

Supongo que tiene una explicación, un error en el sensor del teléfono, un fallo del satélite o problemas de la sensibilidad de la aplicación...
La aplicación se llama Moves. Si alguien tiene una explicación divertida, que comparta, jajaja.

 Os dejo también el enlace a un texto que mi querido padre me mandó por correo electrónico,hablando de misterios sin resolver, después de la charla que tuvimos... quizás aún mantiene viva esa mente curiosa que se hace preguntas. Te quiero, papá.





8 de junio de 2014