20 de noviembre de 2009

EL ENEMIGO EN CASA

Diez años luchando con energía para intentar mejorar algunas cosas en mi servicio , aportando básicamente mi entusiasmo por el trabajo bien hecho, mis ganas de aprender y mi energía física para realizar las actividades más allá de tu horario establecido. Compartir con mis compañeros los momentos más difíciles. Aportando ideas y escuchando a los que por años de trabajo tienen más experiencia, aunque en mi imperiosa juventud osada me creyera capaz de todo.
Lo que más decepción de todo me produce es el no haber sido capaz de transmitir mi entusiasmo. El no ser capaz de infundir confianza en que cada uno somos capaces de superarnos a nosotros mismos, sólo hay que intentarlo, esforzarse en ello.
No voy a dejar de ser yo misma y espero que siempre, SIEMPRE, tenga algo de ilusión, empuje, confianza, ganas de aprender y mejorar, quiero enamorarme de cada proyecto con verdadera pasión y aún cuando parezca que esto no sea posible, tener la certeza de que haré todo lo posible por cambiar las cosas cuando crea que no estén bien.
Sé que algo bueno está por llegar y en gran parte dependerá de mí, de mi esfuerzo.
Publicar un comentario en la entrada