18 de diciembre de 2009

Visita Postanestésica



A propuesta de Miguel Ángel Palacio Rodríguez, en el foro de anestesiólogos en red,

Habitualmente los anestesiólogos no seguimos a nuestros pacientes después de haberlos anestesiado a no ser que surja una complicación ( la mayoría cefalea postpunción), o sean seguidos por una Unidad de Dolor Agudo. Por ello nos perdemos cosas interesantes tanto desde el punto de vista científico como del humano. Si lo hiciéramos podríamos aprender a ver los pacientes de forma global y no sólo como "un caso anestésico" o "una vesícula" o "una hernia". "El de la Intubación difícil" es un ciudadano" ( Como decía el Dr Casqueiro ) con su vida más allá de la intervención en la que le hemos fastidiado un diente o le hicimos un poco de daño en la garganta. En mi caso suelo visitar a los pacientes en el seguimiento de catéteres y en los casos en que ha habido complicaciones y en determinados pacientes que han estado en reanimación más allá de 48h-72h, que precisen aún determinados ajustes y siempre y cuando el horario y el puesto me lo permita. Es decir si estoy en la Reanimación o en la Consulta me puedo pasar por la planta. Por tanto no siempre puedo. Pero hay ocasiones que tienes que buscar el hueco como sea.
Recuerdo un paciente hace unos 10 años que me dejó huella y al día siguiente tuve que ir a verlo. Se intervenía de hemilaminectomía lumbar, tenía unos 60 años. Se despertó de la anestesia muy agitado, confuso, casi incontrolable. Hubo que administrar altas dosis de midazolam y cloruro mórfico para conseguir estabilizarlo. En su confusión intentaba evitar que le agarráramos para sujetarlo. Al día siguiente, cuando fui a visitarlo estaba tranquilo y me contó que "había soñado" que unas personas o seres se le querían llevar al más allá, todo lo recordaba como una pesadilla. Al margen de la causa/s que desencadenasen ese cuadro confusional (hipoxia, hipecapnia, hipotermia, despertar intraoperatorio, dolor ...) mi preocupación era el pensar que algo de lo que había hecho o que no había hecho, pudiera haber precipitado ese cuadro confusional y si de alguna manera podía tener secuelas física o psíquicas.
La visita postanestésica puede aportarnos:
  • Datos sobre la calidad de nuestro trabajo
  • Detectar precozmente posibles complicaciones menores, o no tan menores
  • Minimizar el impacto de las posibles secuelas en su duración y/o intensidad,
  • Hacernos modificar nuestra técnicaanestésica
De forma protocolizada ya sea en modalidad Encuesta Escrita o Entrevista Personal (preferentemente) la visita postanestésica es un servicio más que dar a nuestros enfermos y debería formar parte de la rutina diaria.
De momento esto es inviable en la mayoría de hospitales, como el mío ,donde la Unidad de Dolor Agudo es virtual y es a costa únicamente del interés-esfuerzo personal para que salga a delante (como en todos sitios casi siempre).
Publicar un comentario