14 de noviembre de 2010
















Con tantas redes,más las claves del hospital, de casa, del móvil, etc, es para volverse loca. A veces no sé cómo mi cerebro da para tanto. Si, es verdad que acaba una repitiéndose y poniendo la misma clave en algunas cosas, pero no siempre. El Cajero, la entrada a blogs, el súper, el curso on line de no sé qué , la revista electrónica... cada uno con su clave. Tienen que inventar otra cosa para poder preservar la privacidad y al mismo tiempo facilitarnos las cosas.













Publicar un comentario