23 de septiembre de 2008

VIVIR EN EL EXTRARRADIO

Simplemente hoy me he dormido. En realidad me olvidé poner el despertador. (Quizás fue mi subconsciente que trata de decirme algo) Así que me desperté a la hora que habitualmente llego al hospital, las 7:40h. María entra a las 7:50h. Menuda carrera de ducha-café. Me llevé a ambos niños. Lo siento por María, pero ella fue la única que llegó tarde, a las 8:35. Aunque yo llegué a las 8:45 no sé cómo explicar que aún llegué temprano...me da vergüenza contarlo.
Como vivo en las afueras, estos problemas pueden ocurrir. Espero que no se repita. Pero a cambio, tengo otras ventajas: El SILENCIO.
Otra de las ventajas es que aparco en la puerta de casa y que hago la compra en el" super" en media hora, contando la ida y la vuelta en coche.
Sí , se me olvidaba , tengo naturaleza cerca y todo eso.

1 comentario:

Jean Bedel dijo...

Yo vivo en el extraradio de los Madriles y no lo cambio por nada. Me da igual que mi curro esté a 1 hora y cuarto de casa y tener que usar transporte público. Bajar a la calle y no oir ni un coche, tener un parque al lado para sacar al perrón o simplemente respirar menos polución es un placer que no se paga con dinero.