7 de febrero de 2008

Rhon


Mi perro, Rhon es un ser feliz. Se conforma con muy poco, con dos o tres paseos al día queda agradecido. No protesta. De vez en cuando algún que otro ladrido a los vecinos que pasan por delante de la puerta de camino a sus casas,¡Que ocurrencia!. Devora la comida que se le pone sin importarle la marca y estaría dispuesto a comerse esas bolas secas a cualquier hora sin rechistar. Se deja meter en la bañera y lavarlo sin miramientos.Aguanta estoicamente el secador, el cepillo y los tirones de pelos de las orejas.Y encima cuando llegas a casa te recibe con halagos y fiestas como si fuera hace un año que te marchaste de casa. Le obligamos a dormir en un cojín, con lo bien que se duerme en el sofá o en la cama de los amos.Y para jugar tiene que buscar el momento oportuno en que a los demás les apetezca. Apenas tiene amigos, y mucho menos novias, que si no...
Mi perro Rhon es un ser agradecido a la vida que le damos.
Publicar un comentario en la entrada