30 de julio de 2009

AUTOESTIMA

Una de las cuestiones que más me preocupa de la educación de nuestros hijos es la capacidad que tenemos de incidir en su autoestima.
De un plumazo un comentario, un gesto o la falta de ellos puede socavar la imagen que se tiene de uno mismo, la confianza en uno mismo.
El ten con ten de la educación familiar es saber afianzar su autoestima, sin pasarse a fomentar su ego.
Hay que estar alerta y cuanto mayores son intervenir de forma más delicada y sutil para no "dirigir" su vida sino sugerir, apoyar, fomentar sus ideas y actos de forma que la autoconfianza les lleve a ser mejores personar y sobre todo personas felices.
A veces hay que actuar con energía, es inevitable, cuando la situación se ha dejado llevar demasiado o cuando por sus características la actitud en cuestión requiera un impacto emocional fuerte para que se reaccione.
Tengo que agradecer cómo a pesar de que no venimos al mundo con un MANUAL , mis padres lo supieran hacer con tanto acierto, favoreciendo nuestra autoestima, haciéndonos sentir seres librepensantes,con capacidad de tomar decisiones y participar en el gobierno familiar.
Tengo que agradecer que tengo una pareja con una sensibilidad especial, con una preocupación y sentido de la responsabilidad hacia sus hijos que va más allá de la devoción.
Mucha suerte a los que inician el camino, los que lo hacemos cada día ,mejor o peor y a los que lo harán tarde o temprano .
Publicar un comentario en la entrada