20 de mayo de 2008

Mi mamá lo arregla todo, todo y todo

Los tiempos ya no son como eran. Ya estoy harta de ser fontanera, electricista, costurera, técnica de sonido, técnica informático -internet no me funcionaaaa ...
¡Mamá no funciona Imagenio! ¡mamá no se enciende la luz del pasillo!, ¡mamá no sale agua caliente!, ¡mamá no hay leche!...

Y además de hacer de todo esto una es la "mamita" linda para curar las heridas y tratar la fiebre. Para consolar los desengaños. Para escuchar los enfados. Para sonreír a la amargura.

Y además llegar con una sonrisa a trabajar, porque ésto es lo que a una le gusta. Hay que ser dinámica sin tropezar, colaboradora pero sin sumisión, innovadora pero sin arrogancia.

Cuantas caretas hay que ponerse para que los demás nos devuelvan una sonrisa de complicidad que te diga, vale, nena, lo estás haciendo muy bien, sigue así.

Todo esto lo hago porque me sale de dentro. No necesito que me aplaudan.
Pero a veces se hace difícil.
Sólo espero que cuando yo no pueda, alguien me diga, no te preocupes ,ya lo arreglo yo :)

4 comentarios:

Unknown dijo...

Sí, esto es así desde siempre: ser mujer, ser madre conlleva todas estas cargas. Las medallas se las ponen otros, claro. Pero no te preocupes, que cuando tú no puedas, ya lo arreglaré yo. ;-)

Anónimo dijo...

Ay, chiquitinas, no habeis hecho nada que empezar.La vida suele llevarnos por carriles que no son los que queremos para llegar al sitio deseado. Pero ocurre, a veces, que, milagrosamente, el camino que nos parecia aspero y lleno de chinitas, nos deja directamente en la pradera mas hermosa donde el olor de la hierba es embriagador, donde se escucha el rumpr de los arroyos, y el arcoiris se perfila como un paspartu magico.
Eso es la vida. Y a veces, a veces, se comparte con quienes queremos...

Anónimo dijo...

Sí, lo tenéis mucho más chungo las mujeres, pero también sois mucho más guapas. Ánimo, que no todo será así, seguro que también hay cosas buenas, que te estimulan y reconfortan mucho.

aurorin dijo...

Ayyy, chiquitina mía. Repaso al cabo del tiempo tu comentario y resalta una palabra que me descorazona y que en su momento no percibí. AMARGURA...

No uiero que te dejes llevar de ése sentimiento nunca. Ni lo nombres, tiene un extraño don que convierte el discurso , la mente y el corazón en un mar negro y tenebroso.
En su momento te escribe el placer de las verdes praderas de la vida. ahora, quizá porque no estoy tan bien como antes, me ha desazonado el que tú mi niña, pueda sentir ese amargo proceso de la margura. DESECHALO. Inmediatamente, en cuanto te asalte.
Te quiero,te quiero y te quiero.