3 de julio de 2008

GESTION ON LINE

Ahora que está todo informatizado en el hospital es una maravilla. Las guardias se hacen y consultan ON LINE, cada uno con su clave. La farmacia, todo el material y la cocina se hacen los pedidos ON LINE. Los análisis se ven por el ordenador y te los mandan desde al laboratorio a la impresora de tu servicio, donde esté el enfermo ingresado o si no consiguen enviártelo a tu impresora, tu mismo la imprimes desde el servidor. Incluso las radiografías. Ya no hay que gastar en reactivos ni papel fotográfico, las ves por el ordenador y si quieres imprimes el informe del radiólogo y listo. Pero...¡Ah! ¿Que tal es la resolución de tu monitor?... ¿El programa que gestiona las imágenes es el adecuado? . Luego resulta que los análisis de laboratorio tienen que ser validados por el especialista antes de "formalizarse" y a veces parece que se les ha olvidado hacerlo y ves un análisis sacado a las 8:30 de la mañana, a las 14:30h cuando ya se acaba el turno. Pero ¿te ha enseñado alguien a usar el complejo programa de gestión de datos?... Y no digamos cuando se cae el servidor y no funciona nada. Hay que volver al celador para que te traiga el resultado de laboratorio...el resto lo haces por teléfono a la vieja usanza. No puedes registrar los enfermos en el sistema y te queda trabajo pendiente para cuando funcione.
Todos los avances son grandes logros , pero cuando fallan es un caos. Como cuando se te estropea el coche o el móvil, uno parece tonto porque no sabemos vivir sin ellos.
Otra cosa importante para poder disfrutar de tanto adelanto es tener un ordenador, porque si no lo tienes ¿Cómo narices quieres que lo utilicemos?

4 comentarios:

Gatit dijo...

Si algo distingue al ser humano es su capacidad de adaptación. Por eso, si todos los avances en los que sustentamos nuestra existencia se viene abajo tenemos que ser capaces de reaccionar y acomodarnos a la nueva situación.

Los avances mejoran nuestra vida, pero ¿si fallan? Pues arreglarnos con lo que tenemos.

Falla el coche, toca transporte público. Falla el móvil, a buscar una cabina. Falla el servidor del hospital, a trabajar a la antigua usanza. No queda otra.

¡Un saludo!

Sonsomar dijo...

La capacidad de adaptación distingue al ser inteligente, tienes razón.
Pero también somos seres de costumbres, cómodones.
De todas maneras el quid de la cuestión es poder disponer de los recursos de manera efectiva. Si montas una gestión global informatizada pon al alcance de todos dicha gestión con información y sobre todo con ordenadores... Porque como anestesista, y como médico en general, me preocupa no disponer de la radiografía de la pierna que te van a operar cuando llega el momento de operarte simplemente porque dentro de quirófano no tengo ordenador para verla.

Unknown dijo...

Buah, no te preocupes, Sonso, tienes suerte de haber nacido en la comunidad de Madrid, de trabajar en la COmunidad de Madrid, de tener el mejor trasnporte público, la mejor sanidad pública y la mejor educación pública. Así que, si no funciona nada, no te preocupes: tenemos Esperanza...

Anónimo dijo...

Desde el otro lado de la barrera las cosas no son mucho mejores. A mi me ha tocado lidiar con los sistemas que gestionan los avisos y las comunicaciones de bomberos y policia en Barcelona, y la noche de San Juan, con media ciudad llena de hogueras se fué todo al traste. Suerte tuve que se levantó rápido. Los que te piden un sistema fiable, seguro, rápido,pasan tu proyecto a tres intermediarios que modifican tu criterio porque comercialmente prefieren otra cosa sin ningun criterio tecnico, el soporte acaba en una cadena que depende de una sola persona que se hace cargo de incidencias de forma simultanea a veces en 30 km a la redonda, el mantenimiento preventivo no existe (se cobra por incidente), y el que lo sufre es el usuario. Grandes proyectos, grandes cárnicas,... lo dejé.